Cómo irte tranquilo de vacaciones en 5 pasos

En estas fechas es frecuente iniciar nuestras vacaciones sumidos en la preocupación del trabajo que dejamos por hacer, o por los imprevistos que pueden surgirnos mientras intentamos disfrutar de nuestras vacaciones. El resultado es que no desconectamos y, en ocasiones nos pasamos las vacaciones pendientes del móvil, la Tablet y el email. O incluso aunque no nos llame nadie, nuestra mente sigue a mil revoluciones, y el trabajo viene a nuestra mente una y otra vez, pese a que tratemos de disfrutar de nuestro tiempo familiar y de ocio. En este post te cuento cómo evitarlo para que te vayas tranquilo de vacaciones.

Irte tranquilo vacaciones

Paso 1: Antes de irme

Elabora dos listas de tareas:
Lista A-Tareas que te dará tiempo a hacer antes de irte de vacaciones
Lista B-Tareas que no podrás hacer

Paso 2: ¿Qué hago con lo que no podré hacer?

Aunque es doloroso elaborar la lista B, cuanto antes aceptes que no puedes abarcarlo todo, más eficientemente elaborarás tu “plan de contención”, el cual consiste en separar la lista B en otras dos:
Lista B-1: Tareas que voy a delegar para que alguien las ejecute en mi ausencia (las delego a cada colaborador/a).
Lista B-2: Tareas que yo mismo haré tras mis vacaciones (aviso a clientes internos y externos de nuevos plazos o alternativas si hiciera falta)

Paso 3: ¿Cómo delego?

Haz una lista de tareas para cada colaborador (cada uno puede ir en una hoja), y agrupa todas las hojas resultantes, digitales o en papel, en una carpeta (yo siempre uso una verde, porque damos luz verde a alguien para que ejecute las tareas que contiene). Cuando vuelvas de vacaciones, te será fácil reunirte con cada colaborador y repasar la lista de tareas que le delegaste.

Paso 4: ¿Cómo aviso?

De aquello que no puedas hacer, avisa a tu cliente interno o externo, por teléfono, a ser posible, porque no te llevará mucho tiempo y la sensación de atención e interés por tu parte será mucho mayor que por email. Alternativamente, utiliza el correo electrónico. Te recomiendo que avises a todos los colaboradores/as y clientes con quienes tengas algo en marcha de que te vas de vacaciones. 15 días antes de irte, puedes poner un mensaje en tu firma de email anunciando cuándo te ausentarás y, por supuesto, en tu ausencia, debes poner una respuesta automática dando una alternativa de contacto a tu cliente o colaborador.

Paso 5: ¿Y el lío que tengo por ordenar?

Cada cierto tiempo (entre 1, 3, 6 meses o cada año, según el caso) es recomendable ordenar nuestro “escritorio”, tanto físico como digital. Lo ideal es que pudieras pasar un día entero en tu oficina sin recibir llamadas ni interrupciones, dedicándote solo a ordenar archivos, carpetas y objetos, tanto digitales como físicos. Avisa con tiempo que ese día “no estás”, pon carteles, o tómate un día de festividad local para hacerlo, igual el esfuerzo te compensa, porque según ordenamos nuestras cosas, nuestra mente se siente mucho más relajada. Mientras estés ordenando, se te ocurrirán acciones pendientes para hacer. No las hagas!!! Tan sólo anótalas en las listas A y B anteriores.

Confío en que estos 5 pasos te ayuden a irte muy a gusto de vacaciones y, aunque lideres una empresa o un departamento, con todo lo que comporta, ¡verás cómo te hacen mucho más fácil llevar a cabo la desconexión que necesitas para volver descansado/a, con energías e ideas renovadas!

Si te ha gustado este post entonces no te pierdas los que te muestro a continuación

2 comentarios
  1. Juan Antonio Avila
    Juan Antonio Avila Dice:

    Buenos consejos, intentaré hacer una lista B que me deje disfrutar las vacaciones.

    Felices vacaciones y muchas gracias.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *